lunes, 18 de noviembre de 2013

El camino de vuelta





Estaba leyendo el blog de mi querida Hannah y me di cuenta de un detalle en una historia suya: cómo cuenta el camino de vuelta a casa después de que le digan que tiene baja reserva ovárica con tan sólo 29 años y me he sentido tan identificada en esos "caminos de vuelta" que quería hablar de ellos:

¿Cómo explicar lo que se siente? Has salido del médico y vuelves a casa destrozada.....da igual cual sea la noticia..que después de todo ha vuelto a ser negativo, que el análisis dice que el esperma no sirve,  que no han conseguido  sacar ni un sólo ovulo maduro, que al descongelarlos se han muerto y que nada, o que te dan el alta y que ya no pueden hacer nada por ti....

Y tú, tienes que caminar, cruzar pasillos, coger el ascensor  y no sabes ni cómo haces para caminar porque no puedes parar de llorar y sientes que en cualquier momento te vas a caer. Pero por fin sales a la calle. Y NO PASA NADA.  Da igual que haga frío o haga calor, la gente va y viene y tú no entiendes como el mundo sigue, como todos pueden caminar sin que pase nada, porque para ti después de cruzar esas puertas y salir otra vez al mundo LA VIDA HA CAMBIADO.

OTRA DERROTA, OTRA BATALLA PERDIDA.

Nadie se está dando cuenta de que tienes el corazón roto a trocitos muy pequeños, nadie puede comprender el nudo de tu alma, y esa sensación de cansancio......De que no puedes más, de que ya has luchado mucho y que no es justo.

Y gracias a esos maridos/parejas que te guían hasta el coche, creo que si alguna vez hubiera ido sóla me hubiera sentado en un banco y ahí me hubiera quedado llorando sin más hasta que hubiera llegado la noche.

Y entonces subes al coche y vuelves a tu casa....y ...es como estar en una película...en una película triste...da igual la música que suene en el coche, tú llevas una música interior...te acompaña una música triste, una música que dice que nada valió la pena, que no sirvió de nada y en ese pequeño espacio miras por la ventanilla con el alma rota y ves pasar el mundo, paisajes, casas, personas, el cielo y todas esas preguntas que están en ese coche pero nadie pronuncia:

¿por qué a mi? ¿Y ahora qué? ¿por qué esta vez tampoco? ¿cuanto dolor más voy a tener que soportar? ¿algún día lo conseguiré?

Y a la vez, lo más extraño es que en ese coche llores o no llores, llega un momento en que estás serena por dentro, no sé cómo explicar que tienes una pena muy grande, una tristeza infinita, un vacío interior pero a la vez una serenidad terrible. Y eso en realidad es lo que más miedo me da, esa calma, porque esa calma es sólo que ya llevas muchos caminos de vuelta, demasiados.

Y por desgracia, en se camino de vuelta, en ese momento, ya no puedes más porque  ya no ves la luz al final del túnel.


¿Os habéis sentido como yo alguna vez? ¿Cómo habéis vivido los caminos de vuelta? 



20 comentarios:

  1. Claro que si, y me he hecho todas esas preguntas y muchas más, y los pasillos se convierten en unos pasillos interminables hasta la salida.
    Es una derrota tras otra pero nunca dejaremos de luchar.
    Y esa serenidad interior es la que nos da fuera para seguir luchando batalla tras batalla.
    Lo conseguiremos todas lo verás.

    Besos princesa

    ResponderEliminar
  2. Yo de momento estoy para comenzar FIV y literalmente estoy acojonada...no paro de darle vueltas a que no funcione o a que nos encuenten algo más...en fin que lo que tenga que ser será....
    Y a mi lo que me ocurre a menudo que por ejemplo estoy poniendo la colada, conduciendo o cualquier otra simpleza y me pongo a llorar a moco tendido de repente...sin venir al caso...
    Muackasss
    @sira_mai

    ResponderEliminar
  3. Has plasmado perfectamente los sentimientos, los pensamientos, las lágrimas, que son taaan amargas !! Aguantas el tipo hasta que sales del hospital, a veces no es que no quieras llorar, es que simplemente no salen, estas bloqueada, y de repente una sola mirada de tu pareja y te derrumbas ...
    Es muy duro !!!
    Ojalá y todas las chicas que estamos en estas circunstancias lo consigamos !!

    Un besote enorme @eldeseodeHannah

    ResponderEliminar
  4. uffff Noe, me he sentido identificada 100%, esos caminos de vuelta son horribles..la mayoría en mi caso eran de vuelta a casa y suponían meterme en la cama (independientemente de que fueran las 10 de la mañana o las cinco de la tarde) y llorar hasta no poder más y que el cansancio me pudiera y me dejara dormir...pero las peores vueltas eran aquellas en las que no podía ir a casa sino que tenía que volver a mi puesto de trabajo y con el alma rota tocaba intentar disimular e intentar hacer algo productivo si parar de mirar el reloj cada cinco minutos porque lo único que quieres es llegar a casa y llorar hasta caer rendida.. Y en mi caso lo que más me preocupa es que siempre he sido una persona muy sensible, de las que lloran con las películas y se emocionan con una canción.. pero desde que empecé en esta lucha he llorado tantísimo que creo que he pasado el límite y me he hecho insensible, me he quedado sin lágrimas, me he vuelgto fría, incapaz de emocionarme ni de llorar con cualquier cosa que no esté relacionada con este tema..y eso es algo que me da mucho miedo..el pensar que esto me ha cambiado tanto por dentro o que al intentar ser fuerte me he creado una coraza tan grande que me he vuelto de hielo....ufff perdona por el rollo Noe..pero qué bien sienta sacarlo fuera.. Un besazo! Nuryss

    ResponderEliminar
  5. Totalmente. Esa es la sensacion. A mi m ocurre algo parecido al anterior comentario. Desde hace tiempo, noto que he cambiado. Ya ni soy yo. Cada dia mas triste.

    ResponderEliminar
  6. Uff claro que sí y un camino de vuelta eterno hasta llegar a casa y derramar las lágrimas, si es que llegas a aguantarlas.

    ResponderEliminar
  7. Has expresado exactamente lo que se siente, tras cada mala noticia el camino de vuelta a casa es tan triste, yo intento no llorar, pero cuando me meto en el coche se me llenan los ojos de lágrimas y cuando llego a casa me meto en la cama, quiero estar sola y sigo llorando.
    Espero que algún día todas lo consigamos.

    ResponderEliminar
  8. Madre mia Noe, llorando me tienes... exactamente asi me he sentido cada vez que he salido de una sala de urgencias y me han dado la noticia que otra vez no pudo ser, que lo que empezó se paró en algún momento. Igualemnte no entiendo como el mundo sigue girando, la gente sigue con sus vidas agenas a la pena, a los gritos sordos de auxilio. Gracias por esta entrada wapa.
    Un besote enorme.

    ResponderEliminar
  9. No se puede explicar mejor. Muy duro. He tenido de todo, negativos en el trabajo y aguantando el tipo, negativos en casa y llorando a mares en en el sofá y sin entender nada, salidas de urgencias con las peores noticias y como ausente, se te va un pedazo de vida.
    Pero en lo que también coincidimos todas es que a pesar de todo, nos levantamos y seguimos contra viento y marea, y eso amiga mía no lo puede decir todo el mundo!

    ResponderEliminar
  10. Holaaa

    Te he dejado un premio en mi blog que puedes recoger a partir de mañana día 21

    ResponderEliminar
  11. He llorado...me siento identificada en cada palabra. Un beso y animo q es lo unico q ns hace falta

    ResponderEliminar
  12. Exactamente asi me siento!!! El lunes me hablaron de la ovodonacion como alternativa!!! El martes inicie tratamiento FIV con los mios solo para estar tranquila y decir que al menos lo intente, aunque casi sin esperanzas!!! Aun no proceso bien el tema, aun lloro camino a casa o cuando estoy sola en la ofi.

    ResponderEliminar
  13. Por eso me encanta este blog! porque por fin me siento comprendida, porque cada letra que escribís es parte de mi historia.. de nuestra historia. Identifico tanto momento que me veía a mi cada paso que cuentas. Gracias por escribirlo tan bien.

    ResponderEliminar
  14. joooooooooo Noe ahora estoy llorando,exactamente asi me siento ,no hay otra descripcion posible, en el momento que te dicen todo eso te quedas paralizada y con un nudo en la garganta enorme!!! y una vez que sales por esas puertas piensas que ahora que y todas esas preguntas que has escrito, de verdad que duro todo esto,jamas pense cuando empece con todo esto que este camino iva a ser tan tormentoso.

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que lo has retratado a la perfección. Yo tambien estoy como tú, con caminos de vuelta de tres abortos, con fiv negativas, con ovos negativas, con errores en operaciones de útero que retrasan más el volver a intentarlo, cada vez piensas que ya está, que la siguiente será la buena que hay que ser positiva. Pero... para pensar que la siguiente irá bien hay que echar mano de la imaginación y para pensar que irá mal solo de los recuerdos... ya sientes que todo pesa. Y lo que es peor.... Ya incluso lo paso mal en el camino de ida porque pienso "Cuando pase por aquí a la vuelta... ¿como estaré? como la vez anterior? " Besos a todas la chicas que están pasando por esto. Es muy duro, muy difícil de entender por quienes no lo sufren aunque lo intenten y al final notas como evitan decirte que se han quedado embarazadas que ponen cara de pena cuando te ven junto al bebé de otra pareja y que no saben como hablarte. Como afecta todo esto a la vida, y no podemos evitarlo, es un sentimiento atábico, está en nuestro código genético, el deseo/necesidad de reproducirnos....
    Lo dicho, besos a todas y a seguir luchando.

    ResponderEliminar
  16. Uff el Camino de vuelta, no he podido evitar emocionarme. Yo acumulo varios caminos de vueltas, y a cual mas doloroso, me he sentido muy identificada. Espero que el próximo " Camino de Vuelta" sea con un bebe en brazos.

    ResponderEliminar
  17. No me queda mucho más que decir...
    Pensando, pensando, después de leer el post, me doy cuenta que mis caminos de vuelta cada vez son más serenos, o más fríos, según se mire.
    He pasado ya por tantas malas noticias y son tantísimos años (desde los 18 años no pasa un año que el ginecólogo no me de una mala noticia. Luego se arreglan, sí, pero el trago lo llevo. Y si lo unes a este camino...)
    Antes aguantaba, aguantaba y aguantaba hasta llegar a casa para poder llorar a moco tendido y meterme en la cama para no salir.
    Ahora es igual, pero algo ha cambiado. Algo en mi ha cambiado...
    Duele, claro que duele, y mucho, pero es como un "venga, otro disgusto más" No sé explicar bien el sentimiento, sólo puedo decir que a veces me da miedo sentirlo...
    Y como dice Alma, espero que el próximo camino de vuelta de todas nosotras sea con un bebé en brazos!!!
    Besos de gigante

    ResponderEliminar
  18. hola noemí, esos caminos de vuelta son demoledores y solo pido por favor que no haya ninguno más porque es como estar muerta en vida. llevo unos días leyendo tu blog y me encanta. yo he empezado mi blog porque necesitaba contar mi historia y al mismo tiempo estoy leyendo otros blogs de infertiles y siento una empatía enorme. por fin me siento comprendida, identificada... te doy las gracias por compartir tus palabras, tus consejos y tus historias, muchas me han hecho reír y otras por supuesto llorar. también quiero darte la enhorabuena por tu embarazo y desearte que vaya todo bien, saber que finalmente lo has conseguido da muchas esperanzas para las que seguimos buscando nuestro sueño. un beso enorme y si no te importa me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
  19. Ayer después de una hormonación en grandes cantidades me dijeron que mis dos óvulos (solo me pudieron sacar dos...y pachuchos) habían muerto. No he llegado ni a la transferencia y es mi primera FIV. En mi caso nos llamaron por teléfono, así que mi descenso al infierno fue en el sofá de mi casa. Y por la tarde salimos a pasear y en la calle hacía tan buen tiempo, la gente paseaba alegre, de compras o con los dichosos cochecitos...y yo le dije a mi marido que todo me parecía irreal. Nadie sabe lo que nos está pasando. Nadie se imagina que esta pareja relativamente joven que pasea cogida de la mano tiene el corazón hecho añicos. El mundo se ha parado para mí pero en la calle estalla la primavera. Qué raro me pareció...

    ResponderEliminar

Desahogate tú también y dinos lo que piensas!!!